• C/Corredera, 9. Lorca
  • 968477615
  • poncemar@poncemar.com

La Fundación

¿Quiénes somos?

La Fundación Poncemar es una organización sin ánimo de lucro cuyo ámbito de actuación está ligado a la ciudad de Lorca (Murcia), teniendo como finalidad esencial el atender, amparar, asistir y dar apoyo a las personas mayores de esta ciudad carentes de recursos y que se encuentren en situación de necesidad.

La fundación tiene la tutela del protectorado autonómico y se encuentra inscrita en el Registro de Fundaciones de la Región de Murcia con el número 18 y clasificada como benéfica del tipo asistencial. Por otro lado, esta entidad se rige por un Patronato compuesto por cuatro patronos. Según el artículo 10 de los estatutos fundacionales, el “Patronato está compuesto por cuatro miembros que, por disposición expresa del Fundador, son patronos por razón de sus cargos”, siendo estos:

25_4El Alcalde de Lorca y que actúa como Presidente del Patronato;

25_4El Juez Decano de los Juzgados de Lorca y que actúa como Secretario del Patronato;

25_4El Director de la Entidad Bancaria más antigua de las establecidas en Lorca, quien actúa como vocal;

25_4El  Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital General Universitario Rafael Méndez, quien actúa como vocal.

Además del patronato, la fundación cuenta con un equipo de gestión que se encarga de administrar los bienes de la entidad y de coordinar las actividades de interés social que desarrolla la entidad.

Nuestros valores

Para la Fundación Poncemar, todos los ciudadanos mayores merecen una asistencia de calidad y adaptada a sus necesidades, sin importar su nivel de ingresos o recursos económicos. Esta asistencia ha de procurar bienestar y calidad de vida a los mayores del municipio usuarios de nuestros servicios.

Acción social

Aunque la principal labor social es la atención personalizada y de calidad a las personas mayores dependientes, la Fundación Poncemar mantiene otras líneas de actuación de interés social.

Formación especializada

La formación especializada en el cuidado de las personas mayores dependientes y en el fomento de una buena calidad de vida en este colectivo son los pilares sobre los que se desarrollamos nuestros cursos de formación. Terapeutas, cuidadores y familiares pueden acceder a cursos con un enfoque eminentemente práctico y transversal que además suponen un punto de encuentro de profesionales de distintas disciplinas que se dedican a asistir a este perfil concreto de pacientes.

Integración social

La Fundación lleva a cabo un programa propio de inclusión sociolaboral, cuyo perfil objetivo son jóvenes que se encuentran en riesgo de exclusión y personas con algún tipo de discapacidad. De esta manera, a través de su Centro Especial de Empleo, la fundación fomenta la contratación de las personas que se acogen a este programa y tutela su desarrollo en los puestos de trabajo que se les encomiendan.

Asistencia a otras ONL

El equipo de la fundación trabaja en estrecha colaboración con otras entidades sin ánimo de lucro cuyo ámbito de actuación es igualmente el municipio de Lorca. Además, cede parte de su patrimonio económico a colectivos de interés social, como son las Monjas Clarisas y las Monjas Mercedarias, en forma de donaciones periódicas.

Profesionales en prácticas

El Centro de Día de Tercia también se acoge a distintos convenios de formación profesional con organismos públicos, mediante los cuales alumnos de ciclos formativos relacionados con la salud y la geriatría pueden desarrollar prácticas laborales en este centro con la supervisión de especialistas en sus disciplinas.

El fundador

La Fundación Poncemar nace en 1972 y debe su nombre a Don Francisco Martínez Ponce, quien nació en Lorca (Murcia) el día 27 de julio de 1895. Hijo de D. Juan Antonio y Dª Blasa, fue el menor de tres hermanos, pasando su infancia en la misma ciudad, en el barrio de San Cristóbal.

En su mayoría de edad se traslada a Madrid donde estudia la carrera universitaria de Veterinaria, actividad que nunca llegó a ejercer profesionalmente. Su desarrollo profesional lo orienta de forma muy próspera en otros sectores, tales como la representación de marcas de coches y especialmente al negocio inmobiliario, adquiriendo en este sentido distintas e importantes fincas tanto rústicas como urbanas.

Don Francisco nunca se llegó a casar y no tuvo herederos, de modo que su legado pasó a manos de la fundación que él mismo había creado, incorporándose al patrimonio fundacional para contribuir al cumplimiento de sus fines.

Si bien estableció su residencia habitual en Madrid, donde falleció el día 9 de Noviembre de 1978, D. Francisco siempre estuvo muy ligado a su ciudad natal y en 1983 sus restos mortales fueron trasladados por la Fundación Poncemar al cementerio de San Clemente de Lorca.

En la actualidad la sede de la Fundación Poncemar se encuentra ubicada en la misma ciudad, en la calle Corredera, inmueble que fue el hogar donde vivieron los padres de D. Francisco.